us.mpmn-digital.com
Nuevas recetas

El hombre come en más de 6.000 restaurantes chinos y más noticias

El hombre come en más de 6.000 restaurantes chinos y más noticias



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


En el Media Mix de hoy, cómo la culpabilidad te hace comer sano, además de que las acciones de Starbucks caen después de la compra de la panadería

Arthur Bovino

Mezcla de medios

The Daily Meal resume las noticias más importantes del mundo de la comida.

El hombre come en todos los restaurantes chinos de Los Ángeles: David R. Chan, un hombre que no puede hablar chino ni usar palillos, ha comido en más de 6.000 restaurantes chinos, con una hoja de cálculo que documenta sus reseñas. Solo le faltan dos restaurantes en el área de Los Ángeles, "debido al bajo interés". [LA Weekly]

Diapositiva de acciones de Starbucks: Después de la noticia de que Starbucks está comprando la marca La Boulange de panadería de San Francisco, las acciones de la cadena de café cayeron un 4 por ciento. [Forbes]

Las 'señales de alto comestibles' ayudan a las personas a comer de manera saludable: Un nuevo estudio encontró que agregar chips rojos cada siete o catorce chips hacía que los sujetos comieran un 50 por ciento menos de lo normal. [Noticias diarias de Nueva York]

El gusto por la comida chatarra puede comenzar en el útero: Lamentablemente, otro estudio encontró que las ratas preñadas que fueron alimentadas con una dieta alta en grasas y azúcar a menudo tenían crías predispuestas a la obesidad (debido a una dieta alta en grasas). [Fox News]

Foodzie vende: El mercado gourmet y el servicio de suscripción Foodzie fue comprado por Joyus, un sitio de comercio electrónico de videos. [TechCrunch]


El CEO de Domino's sobre la imagen de la cadena, las perspectivas de Italia

Patrick Doyle, director ejecutivo de Domino's Pizza. Después de haber estado plagada de reputación por probar genéricos y manufacturados, la cadena con sede en Ann Arbor, Michigan, ha disfrutado de fuertes ventas y crecimiento en el extranjero con casi 6,000 ubicaciones internacionales. Associated Press

NUEVA YORK - Italia puede no parecer el lugar ideal para una tienda de Domino's Pizza, pero el hombre que dirige la cadena estadounidense sigue siendo optimista sobre la posibilidad.

A pesar del escepticismo que Domino's podría encontrar inicialmente, el CEO Patrick Doyle dice que el modelo de entrega de la cadena puede darle una ventaja en Italia.

"Hay mucha pizza, pero no hay mucha pizza entregada", explicó Doyle. "Así que todavía puede haber una oportunidad".

Aparte de Italia, Domino's, que tiene su sede en Ann Arbor, Michigan, ha disfrutado de un fuerte crecimiento de las ventas en el extranjero y cuenta con casi 6.000 ubicaciones internacionales.

De vuelta en casa, donde tiene 5.000 ubicaciones, Domino's ha estado tratando de mejorar la imagen de su pizza, que durante mucho tiempo ha estado plagada de una reputación por su sabor genérico y manufacturado.

A finales de 2009, Domino's renovó sus recetas y lanzó una campaña publicitaria sorprendentemente franca reconociendo las deficiencias de su comida y servicio.

Después de varios años consecutivos de caídas, las ventas se han vuelto positivas. Ahora, la compañía está en proceso de implementar nuevos diseños de tiendas que destacan el proceso de elaboración de pizzas.

De cara al futuro, los analistas de Wall Street esperan que Domino's y otras cadenas de pizzas nacionales, incluida Papa John's, le quiten participación de mercado a las cadenas más pequeñas y a los actores independientes, en parte mediante el uso de sus presupuestos publicitarios más grandes y plataformas de pedidos en línea más sofisticadas.

Doyle, quien ha sido director ejecutivo de Domino's desde 2010, habló recientemente con The Associated Press sobre las perspectivas de la compañía en el país y en el extranjero:

P: Domino's lanzó una campaña publicitaria a fines de 2009 para abordar las percepciones negativas sobre el sabor de su pizza. ¿Crees que la imagen aún necesita ser mejorada?

R: Creo que hay margen de mejora, pero es evidente que la impresión de la gente sobre Domino's ha mejorado.

Creamos una marca durante 50 años que giraba en torno a la conveniencia de la entrega. A nadie le encantó la comida. Hay muchas personas que lo probaron en el pasado, no les encantó y no lo han vuelto a intentar.

Se necesita tiempo para resolver eso. Así que creo que todavía existe la oportunidad de cambiar la opinión de la gente sobre la marca.

P: ¿Qué llevó a Domino's a reconocer su problema de sabor tan abiertamente?

R: Marketing 101 dice que siempre hablas de tu punto de diferenciación. Para nosotros, eso fue la entrega.

Así que seguimos insistiendo en la entrega como punto de diferenciación. Y llegó un momento en que dejó de funcionar. En 2006, 2007 y 2008, nuestras ventas fueron negativas en los EE. UU. Creo que finalmente dimos un paso atrás y nos dimos cuenta de que no hay conflicto entre entregar una pizza de manera rápida y constante y que tenga un excelente sabor.

P: Cuéntenos sobre el nuevo diseño de la tienda "pizzería" que está en proceso de implementar.

R: Cuando entras en las tiendas, la cocina estará abierta, las paredes desaparecerán y podrás ver el proceso de preparación de tu pizza o la de otra persona.

Nos dimos cuenta de que los clientes quieren ver la comida. Quieren ver cómo se prepara. El hecho de que estemos partiendo de una bola de masa fresca es poderoso para el consumidor.

Incluso si es solo una o dos veces que vienen a la tienda y lo ven, ahora tienen una imagen mental de cómo se está haciendo esa pizza. Eso se queda con ellos.

P: ¿Por qué Domino's se ha desempeñado tan bien en el extranjero?

R: Lo maravilloso de la pizza es que se adapta increíblemente fácilmente a diferentes gustos. El pan, la salsa y el queso funcionan fundamentalmente en todas partes. Luego lo superamos de manera diferente en todo el mundo.

Entonces, en Asia hay una cantidad razonable de mariscos y pescados en las pizzas. En América Latina se parece mucho más a lo que es en los EE. UU. En Francia, la pizza de cuatro quesos es increíble.

Es lo mejor de la pizza: en realidad, es muy fácil adaptarse a los gustos locales.

P: ¿Crees que alguna vez tendrás tiendas en Italia?

R: Lo estamos mirando. Pero verá que se abren otros mercados antes de ver Italia.

El otro gran mercado en el que no estamos hoy es Argentina. Y es casi por la misma razón: Argentina es en realidad muy fuertemente, étnicamente italiana.

P: ¿Existe algún patrón en lo que la gente ordena en diferentes partes del país?

R: Curiosamente, la pizza sartén y la pizza de masa fina funcionan mejor en el centro de los EE. UU. Todo el mundo come más pizza hecha a mano que cualquier otra cosa. Pero es particularmente más fuerte en ambas costas.

P: Están apareciendo varias pizzerías de alta gama, incluida la Pizzeria Locale de Chipotle, a la que la gente en la industria se refiere como cadenas de pizzas rápidas e informales. ¿Cuál será su impacto en Domino's?

R: Si piensa en lo que significa rápido-informal en la mente del consumidor, se trata de alimentos e ingredientes de mejor calidad. Se trata de un entorno abierto. Sigue siendo rápido y conveniente y debe tener una buena relación calidad-precio. Estamos abordando todas esas cosas.

En cuanto a los fast casual en sí mismos, todavía son muy pequeños. Estoy seguro de que alguien saldrá y empezará a crecer. Pero habrá muchos de ellos que van a fallar.


El CEO de Domino's sobre la imagen de la cadena, las perspectivas de Italia

Patrick Doyle, director ejecutivo de Domino's Pizza. Después de haber estado plagada de reputación por probar genéricos y manufacturados, la cadena con sede en Ann Arbor, Michigan, ha disfrutado de fuertes ventas y crecimiento en el extranjero con casi 6,000 ubicaciones internacionales. Associated Press

NUEVA YORK - Italia puede no parecer el lugar ideal para una tienda Domino's Pizza, pero el hombre que dirige la cadena estadounidense sigue siendo optimista sobre la posibilidad.

A pesar del escepticismo que Domino's podría encontrar inicialmente, el CEO Patrick Doyle dice que el modelo de entrega de la cadena puede darle una ventaja en Italia.

"Hay mucha pizza, pero no hay mucha pizza entregada", explicó Doyle. "Así que todavía puede haber una oportunidad".

Aparte de Italia, Domino's, que tiene su sede en Ann Arbor, Michigan, ha disfrutado de un fuerte crecimiento de las ventas en el extranjero y cuenta con casi 6.000 ubicaciones internacionales.

De vuelta en casa, donde tiene 5.000 ubicaciones, Domino's ha estado tratando de mejorar la imagen de su pizza, que durante mucho tiempo ha estado plagada de una reputación de tener un sabor genérico y manufacturado.

A finales de 2009, Domino's renovó sus recetas y lanzó una campaña publicitaria sorprendentemente franca reconociendo las deficiencias de su comida y servicio.

Después de varios años consecutivos de caídas, las ventas se han vuelto positivas. Ahora, la compañía está en proceso de implementar nuevos diseños de tiendas que destacan el proceso de elaboración de pizzas.

De cara al futuro, los analistas de Wall Street esperan que Domino's y otras cadenas de pizzas nacionales, incluida Papa John's, le quiten participación de mercado a las cadenas más pequeñas y a los actores independientes, en parte mediante el uso de sus presupuestos publicitarios más grandes y plataformas de pedidos en línea más sofisticadas.

Doyle, quien ha sido director ejecutivo de Domino's desde 2010, habló recientemente con The Associated Press sobre las perspectivas de la compañía en el país y en el extranjero:

P: Domino's lanzó una campaña publicitaria a fines de 2009 para abordar las percepciones negativas sobre el sabor de su pizza. ¿Crees que la imagen aún necesita ser mejorada?

R: Creo que hay margen de mejora, pero es evidente que la impresión de la gente sobre Domino's ha mejorado.

Creamos una marca durante 50 años que giraba en torno a la conveniencia de la entrega. A nadie le encantó la comida. Hay muchas personas que lo probaron en el pasado, no les encantó y no lo han vuelto a intentar.

Se necesita tiempo para resolver eso. Así que creo que todavía existe la oportunidad de cambiar la opinión de la gente sobre la marca.

P: ¿Qué llevó a Domino's a reconocer su problema de sabor tan abiertamente?

R: Marketing 101 dice que siempre hablas de tu punto de diferenciación. Para nosotros, eso fue la entrega.

Así que seguimos insistiendo en la entrega como punto de diferenciación. Y llegó un momento en que dejó de funcionar. En 2006, 2007 y 2008, nuestras ventas fueron negativas en los EE. UU. Creo que finalmente dimos un paso atrás y nos dimos cuenta de que no hay conflicto entre entregar una pizza de manera rápida y constante y que tenga un excelente sabor.

P: Cuéntenos sobre el nuevo diseño de la tienda "pizzería" que está en proceso de implementar.

R: Cuando entras en las tiendas, la cocina estará abierta, las paredes desaparecerán y podrás ver el proceso de preparación de tu pizza o la de otra persona.

Nos dimos cuenta de que los clientes quieren ver la comida. Quieren ver cómo se está preparando. El hecho de que estemos partiendo de una bola de masa fresca es poderoso para el consumidor.

Incluso si es solo una o dos veces que vienen a la tienda y lo ven, ahora tienen una imagen mental de cómo se está haciendo esa pizza. Eso se queda con ellos.

P: ¿Por qué Domino's se ha desempeñado tan bien en el extranjero?

R: Lo maravilloso de la pizza es que se adapta increíblemente fácilmente a diferentes gustos. El pan, la salsa y el queso funcionan fundamentalmente en todas partes. Luego lo superamos de manera diferente en todo el mundo.

Entonces, en Asia hay una cantidad razonable de mariscos y pescados en las pizzas. En América Latina se parece mucho más a lo que ocurre en los EE. UU. En Francia, la pizza de cuatro quesos es increíble.

Es lo mejor de la pizza: en realidad, es muy fácil adaptarse a los gustos locales.

P: ¿Crees que alguna vez tendrás tiendas en Italia?

R: Lo estamos mirando. Pero verá que se abren otros mercados antes de ver Italia.

El otro gran mercado en el que no estamos hoy es Argentina. Y es casi por la misma razón: Argentina es en realidad muy fuertemente, étnicamente italiana.

P: ¿Existe algún patrón en lo que la gente ordena en diferentes partes del país?

R: Curiosamente, la pizza sartén y la pizza de masa fina funcionan mejor en el centro de los EE. UU. Todo el mundo come más pizza hecha a mano que cualquier otra cosa. Pero es particularmente más fuerte en ambas costas.

P: Están apareciendo varias pizzerías de alta gama, incluida la Pizzeria Locale de Chipotle, a la que la gente en la industria se refiere como cadenas de pizzas rápidas e informales. ¿Cuál será su impacto en Domino's?

R: Si piensa en lo que significa rápido-informal en la mente del consumidor, se trata de alimentos e ingredientes de mejor calidad. Se trata de un entorno abierto. Sigue siendo rápido y conveniente y debe tener una buena relación calidad-precio. Estamos abordando todas esas cosas.

En cuanto a los fast casual en sí mismos, todavía son muy pequeños. Estoy seguro de que alguien saldrá y empezará a crecer. Pero habrá muchos de ellos que van a fallar.


El CEO de Domino's sobre la imagen de la cadena, las perspectivas de Italia

Patrick Doyle, director ejecutivo de Domino's Pizza. Después de haber estado plagada de reputación por probar genéricos y manufacturados, la cadena con sede en Ann Arbor, Michigan, ha disfrutado de fuertes ventas y crecimiento en el extranjero con casi 6,000 ubicaciones internacionales. Associated Press

NUEVA YORK - Italia puede no parecer el lugar ideal para una tienda de Domino's Pizza, pero el hombre que dirige la cadena estadounidense sigue siendo optimista sobre la posibilidad.

A pesar del escepticismo que Domino's podría encontrar inicialmente, el CEO Patrick Doyle dice que el modelo de entrega de la cadena puede darle una ventaja en Italia.

"Hay mucha pizza, pero no hay mucha pizza entregada", explicó Doyle. "Así que todavía puede haber una oportunidad".

Aparte de Italia, Domino's, que tiene su sede en Ann Arbor, Michigan, ha disfrutado de un fuerte crecimiento de las ventas en el extranjero y cuenta con casi 6.000 ubicaciones internacionales.

De vuelta en casa, donde tiene 5.000 ubicaciones, Domino's ha estado tratando de mejorar la imagen de su pizza, que durante mucho tiempo ha estado plagada de una reputación por su sabor genérico y manufacturado.

A finales de 2009, Domino's renovó sus recetas y lanzó una campaña publicitaria sorprendentemente franca reconociendo las deficiencias de su comida y servicio.

Después de varios años consecutivos de caídas, las ventas se han vuelto positivas. Ahora, la compañía está en el proceso de implementar nuevos diseños de tiendas que destacan el proceso de elaboración de la pizza.

De cara al futuro, los analistas de Wall Street esperan que Domino's y otras cadenas de pizzas nacionales, incluida Papa John's, le quiten participación de mercado a las cadenas más pequeñas y a los actores independientes, en parte mediante el uso de sus presupuestos publicitarios más grandes y plataformas de pedidos en línea más sofisticadas.

Doyle, quien ha sido director ejecutivo de Domino's desde 2010, habló recientemente con The Associated Press sobre las perspectivas de la compañía en el país y en el extranjero:

P: Domino's lanzó una campaña publicitaria a fines de 2009 para abordar las percepciones negativas sobre el sabor de su pizza. ¿Crees que la imagen aún necesita ser mejorada?

R: Creo que hay margen de mejora, pero es evidente que la impresión de la gente sobre Domino's ha mejorado.

Creamos una marca durante 50 años que giraba en torno a la conveniencia de la entrega. A nadie le encantó la comida. Hay muchas personas que lo probaron en el pasado, no les encantó y no lo han vuelto a intentar.

Se necesita tiempo para resolver eso. Así que creo que todavía existe la oportunidad de cambiar la opinión de la gente sobre la marca.

P: ¿Qué llevó a Domino's a reconocer su problema de sabor tan abiertamente?

R: Marketing 101 dice que siempre hablas de tu punto de diferenciación. Para nosotros, eso fue la entrega.

Así que seguimos insistiendo en la entrega como punto de diferenciación. Y llegó un momento en que dejó de funcionar. En 2006, 2007 y 2008, nuestras ventas fueron negativas en los EE. UU. Creo que finalmente dimos un paso atrás y nos dimos cuenta de que no hay conflicto entre entregar una pizza de manera rápida y constante y que tenga un excelente sabor.

P: Cuéntenos sobre el nuevo diseño de la tienda "pizzería" que está en proceso de implementar.

R: Cuando entras en las tiendas, la cocina estará abierta, las paredes desaparecerán y podrás ver el proceso de preparación de tu pizza o la de otra persona.

Nos dimos cuenta de que los clientes quieren ver la comida. Quieren ver cómo se está preparando. El hecho de que estemos partiendo de una bola de masa fresca es poderoso para el consumidor.

Incluso si es solo una o dos veces que vienen a la tienda y lo ven, ahora tienen una imagen mental de cómo se está haciendo esa pizza. Eso se queda con ellos.

P: ¿Por qué Domino's se ha desempeñado tan bien en el extranjero?

R: Lo maravilloso de la pizza es que se adapta increíblemente fácilmente a diferentes gustos. El pan, la salsa y el queso funcionan fundamentalmente en todas partes. Luego lo superamos de manera diferente en todo el mundo.

Entonces, en Asia hay una cantidad razonable de mariscos y pescados en las pizzas. En América Latina se parece mucho más a lo que ocurre en los EE. UU. En Francia, la pizza de cuatro quesos es increíble.

Es lo mejor de la pizza: en realidad, es muy fácil adaptarse a los gustos locales.

P: ¿Crees que alguna vez tendrás tiendas en Italia?

R: Lo estamos mirando. Pero verá que se abren otros mercados antes de ver Italia.

El otro gran mercado en el que no estamos hoy es Argentina. Y es casi por la misma razón: Argentina es en realidad muy fuertemente, étnicamente italiana.

P: ¿Existe algún patrón en lo que la gente ordena en diferentes partes del país?

R: Curiosamente, la pizza sartén y la pizza de masa fina funcionan mejor en el centro de los EE. UU. Todo el mundo come más pizza hecha a mano que cualquier otra cosa. Pero es particularmente más fuerte en ambas costas.

P: Están apareciendo varias pizzerías de alta gama, incluida la Pizzeria Locale de Chipotle, a la que la gente en la industria se refiere como cadenas de pizzas rápidas e informales. ¿Cuál será su impacto en Domino's?

R: Si piensa en lo que significa rápido-informal en la mente del consumidor, se trata de alimentos e ingredientes de mejor calidad. Se trata de un entorno abierto. Sigue siendo rápido y conveniente y debe tener una buena relación calidad-precio. Estamos abordando todas esas cosas.

En cuanto a los fast casual en sí mismos, todavía son muy pequeños. Estoy seguro de que alguien saldrá y empezará a crecer. Pero habrá muchos de ellos que van a fallar.


El CEO de Domino's sobre la imagen de la cadena, las perspectivas de Italia

Patrick Doyle, director ejecutivo de Domino's Pizza. Después de haber estado plagada de reputación por probar genéricos y manufacturados, la cadena con sede en Ann Arbor, Michigan, ha disfrutado de fuertes ventas y crecimiento en el extranjero con casi 6,000 ubicaciones internacionales. Associated Press

NUEVA YORK - Italia puede no parecer el lugar ideal para una tienda de Domino's Pizza, pero el hombre que dirige la cadena estadounidense sigue siendo optimista sobre la posibilidad.

A pesar del escepticismo que Domino's podría encontrar inicialmente, el CEO Patrick Doyle dice que el modelo de entrega de la cadena puede darle una ventaja en Italia.

"Hay mucha pizza, pero no hay mucha pizza entregada", explicó Doyle. "Así que todavía puede haber una oportunidad".

Aparte de Italia, Domino's, que tiene su sede en Ann Arbor, Michigan, ha disfrutado de un fuerte crecimiento de las ventas en el extranjero y cuenta con casi 6.000 ubicaciones internacionales.

De vuelta en casa, donde tiene 5.000 ubicaciones, Domino's ha estado tratando de mejorar la imagen de su pizza, que durante mucho tiempo ha estado plagada de una reputación de tener un sabor genérico y manufacturado.

A finales de 2009, Domino's renovó sus recetas y lanzó una campaña publicitaria sorprendentemente franca reconociendo las deficiencias de su comida y servicio.

Después de varios años consecutivos de caídas, las ventas se han vuelto positivas. Ahora, la compañía está en el proceso de implementar nuevos diseños de tiendas que destacan el proceso de elaboración de la pizza.

De cara al futuro, los analistas de Wall Street esperan que Domino's y otras cadenas de pizzas nacionales, incluida Papa John's, le quiten participación de mercado a las cadenas más pequeñas y a los actores independientes, en parte mediante el uso de sus presupuestos publicitarios más grandes y plataformas de pedidos en línea más sofisticadas.

Doyle, quien ha sido director ejecutivo de Domino's desde 2010, habló recientemente con The Associated Press sobre las perspectivas de la compañía en el país y en el extranjero:

P: Domino's lanzó una campaña publicitaria a fines de 2009 para abordar las percepciones negativas sobre el sabor de su pizza. ¿Crees que la imagen aún necesita ser mejorada?

R: Creo que hay margen de mejora, pero es evidente que la impresión de la gente sobre Domino's ha mejorado.

Creamos una marca durante 50 años que giraba en torno a la conveniencia de la entrega. A nadie le encantó la comida. Hay muchas personas que lo probaron en el pasado, no les encantó y no lo han vuelto a intentar.

Se necesita tiempo para resolver eso. Así que creo que todavía existe la oportunidad de cambiar la opinión de la gente sobre la marca.

P: ¿Qué llevó a Domino's a reconocer su problema de sabor tan abiertamente?

R: Marketing 101 dice que siempre hablas de tu punto de diferenciación. Para nosotros, eso fue la entrega.

Así que seguimos insistiendo en la entrega como punto de diferenciación. Y llegó un momento en que dejó de funcionar. En 2006, 2007 y 2008, nuestras ventas fueron negativas en los EE. UU. Creo que finalmente dimos un paso atrás y nos dimos cuenta de que no hay conflicto entre entregar una pizza de manera rápida y constante y que tenga un excelente sabor.

P: Cuéntenos sobre el nuevo diseño de la tienda "pizzería" que está en proceso de implementar.

R: Cuando entras en las tiendas, la cocina estará abierta, las paredes desaparecerán y podrás ver el proceso de preparación de tu pizza o la de otra persona.

Nos dimos cuenta de que los clientes quieren ver la comida. Quieren ver cómo se está preparando. El hecho de que estemos partiendo de una bola de masa fresca es poderoso para el consumidor.

Incluso si es solo una o dos veces que vienen a la tienda y lo ven, ahora tienen una imagen mental de cómo se está haciendo esa pizza. Eso se queda con ellos.

P: ¿Por qué Domino's se ha desempeñado tan bien en el extranjero?

R: Lo maravilloso de la pizza es que se adapta increíblemente fácilmente a diferentes gustos. El pan, la salsa y el queso funcionan fundamentalmente en todas partes. Luego lo superamos de manera diferente en todo el mundo.

Entonces, en Asia hay una cantidad razonable de mariscos y pescados en las pizzas. En América Latina se parece mucho más a lo que es en los EE. UU. En Francia, la pizza de cuatro quesos es increíble.

Es lo mejor de la pizza: en realidad, es muy fácil adaptarse a los gustos locales.

P: ¿Crees que alguna vez tendrás tiendas en Italia?

R: Lo estamos mirando. Pero verá que se abren otros mercados antes de ver Italia.

El otro gran mercado en el que no estamos hoy es Argentina. Y es casi por la misma razón: Argentina es en realidad muy fuertemente, étnicamente italiana.

P: ¿Existe algún patrón en lo que la gente ordena en diferentes partes del país?

R: Curiosamente, la pizza sartén y la pizza de masa fina funcionan mejor en el centro de los EE. UU. Todo el mundo come más pizza hecha a mano que cualquier otra cosa. Pero es particularmente más fuerte en ambas costas.

P: Están apareciendo varias pizzerías de alta gama, incluida la Pizzeria Locale de Chipotle, a la que la gente en la industria se refiere como cadenas de pizzas rápidas e informales. ¿Cuál será su impacto en Domino's?

R: Si piensa en lo que significa rápido-informal en la mente del consumidor, se trata de alimentos e ingredientes de mejor calidad. Se trata de un entorno abierto. Sigue siendo rápido y conveniente y debe tener una buena relación calidad-precio. Estamos abordando todas esas cosas.

En cuanto a los fast casual en sí mismos, todavía son muy pequeños. Estoy seguro de que alguien saldrá y empezará a crecer. Pero habrá muchos de ellos que van a fallar.


El CEO de Domino's sobre la imagen de la cadena, las perspectivas de Italia

Patrick Doyle, director ejecutivo de Domino's Pizza. Después de haber estado plagada de reputación por probar genéricos y manufacturados, la cadena con sede en Ann Arbor, Michigan, ha disfrutado de fuertes ventas y crecimiento en el extranjero con casi 6,000 ubicaciones internacionales. Associated Press

NUEVA YORK - Italia puede no parecer el lugar ideal para una tienda de Domino's Pizza, pero el hombre que dirige la cadena estadounidense sigue siendo optimista sobre la posibilidad.

A pesar del escepticismo que Domino's podría encontrar inicialmente, el CEO Patrick Doyle dice que el modelo de entrega de la cadena puede darle una ventaja en Italia.

"Hay mucha pizza, pero no hay mucha pizza entregada", explicó Doyle. "Así que todavía puede haber una oportunidad".

Aparte de Italia, Domino's, que tiene su sede en Ann Arbor, Michigan, ha disfrutado de un fuerte crecimiento de las ventas en el extranjero y cuenta con casi 6.000 ubicaciones internacionales.

De vuelta en casa, donde tiene 5.000 ubicaciones, Domino's ha estado tratando de mejorar la imagen de su pizza, que durante mucho tiempo ha estado plagada de una reputación de tener un sabor genérico y manufacturado.

A finales de 2009, Domino's renovó sus recetas y lanzó una campaña publicitaria sorprendentemente franca reconociendo las deficiencias de su comida y servicio.

Después de varios años consecutivos de caídas, las ventas se han vuelto positivas. Ahora, la compañía está en el proceso de implementar nuevos diseños de tiendas que destacan el proceso de elaboración de la pizza.

De cara al futuro, los analistas de Wall Street esperan que Domino's y otras cadenas de pizzas nacionales, incluida Papa John's, le quiten participación de mercado a las cadenas más pequeñas y a los actores independientes, en parte mediante el uso de sus presupuestos publicitarios más grandes y plataformas de pedidos en línea más sofisticadas.

Doyle, quien ha sido director ejecutivo de Domino's desde 2010, habló recientemente con The Associated Press sobre las perspectivas de la compañía en el país y en el extranjero:

P: Domino's lanzó una campaña publicitaria a fines de 2009 para abordar las percepciones negativas sobre el sabor de su pizza. ¿Crees que la imagen aún necesita ser mejorada?

R: Creo que hay margen de mejora, pero es evidente que la impresión de la gente sobre Domino's ha mejorado.

Creamos una marca durante 50 años que giraba en torno a la conveniencia de la entrega. A nadie le encantó la comida. Hay muchas personas que lo probaron en el pasado, no les encantó y no lo han vuelto a intentar.

Se necesita tiempo para resolver eso. Así que creo que todavía existe la oportunidad de cambiar la opinión de la gente sobre la marca.

P: ¿Qué llevó a Domino's a reconocer su problema de sabor tan abiertamente?

R: Marketing 101 dice que siempre hablas de tu punto de diferenciación. Para nosotros, eso fue la entrega.

Así que seguimos insistiendo en la entrega como punto de diferenciación. Y llegó un momento en que dejó de funcionar. En 2006, 2007 y 2008, nuestras ventas fueron negativas en los EE. UU. Creo que finalmente dimos un paso atrás y nos dimos cuenta de que no hay conflicto entre entregar una pizza de manera rápida y constante y que tenga un excelente sabor.

P: Cuéntenos sobre el nuevo diseño de la tienda "pizzería" que está en proceso de implementar.

R: Cuando entras en las tiendas, la cocina estará abierta, las paredes desaparecerán y podrás ver el proceso de preparación de tu pizza o la de otra persona.

Nos dimos cuenta de que los clientes quieren ver la comida. Quieren ver cómo se prepara. El hecho de que estemos partiendo de una bola de masa fresca es poderoso para el consumidor.

Incluso si es solo una o dos veces que vienen a la tienda y lo ven, ahora tienen una imagen mental de cómo se está haciendo esa pizza. Eso se queda con ellos.

P: ¿Por qué Domino's se ha desempeñado tan bien en el extranjero?

R: Lo maravilloso de la pizza es que se adapta increíblemente fácilmente a diferentes gustos. El pan, la salsa y el queso funcionan fundamentalmente en todas partes. Luego lo superamos de manera diferente en todo el mundo.

Entonces, en Asia hay una cantidad razonable de mariscos y pescados en las pizzas. En América Latina se parece mucho más a lo que es en los EE. UU. En Francia, la pizza de cuatro quesos es increíble.

Es lo mejor de la pizza: en realidad, es muy fácil adaptarse a los gustos locales.

P: ¿Crees que alguna vez tendrás tiendas en Italia?

R: Lo estamos mirando. Pero verá que se abren otros mercados antes de ver Italia.

El otro gran mercado en el que no estamos hoy es Argentina. Y es casi por la misma razón: Argentina es en realidad muy fuertemente, étnicamente italiana.

P: ¿Existe algún patrón en lo que la gente ordena en diferentes partes del país?

R: Curiosamente, la pizza sartén y la pizza de masa fina funcionan mejor en el centro de los EE. UU. Todo el mundo come más pizza hecha a mano que cualquier otra cosa. Pero es particularmente más fuerte en ambas costas.

P: Están apareciendo varias pizzerías de alta gama, incluida la Pizzeria Locale de Chipotle, a la que la gente en la industria se refiere como cadenas de pizzas rápidas e informales. ¿Cuál será su impacto en Domino's?

R: Si piensa en lo que significa rápido-informal en la mente del consumidor, se trata de alimentos e ingredientes de mejor calidad. Se trata de un entorno abierto. Sigue siendo rápido y conveniente y debe tener una buena relación calidad-precio. Estamos abordando todas esas cosas.

En cuanto a los fast casual en sí mismos, todavía son muy pequeños. Estoy seguro de que alguien saldrá y empezará a crecer. Pero habrá muchos de ellos que fracasarán.


El CEO de Domino's sobre la imagen de la cadena, perspectivas de Italia

Patrick Doyle, director ejecutivo de Domino's Pizza. Después de haber estado plagada de reputación por probar genéricos y manufacturados, la cadena con sede en Ann Arbor, Michigan, ha disfrutado de fuertes ventas y crecimiento en el extranjero con casi 6,000 ubicaciones internacionales. Associated Press

NUEVA YORK - Italia puede no parecer el lugar ideal para una tienda de Domino's Pizza, pero el hombre que dirige la cadena estadounidense sigue siendo optimista sobre la posibilidad.

A pesar del escepticismo que Domino's podría encontrar inicialmente, el CEO Patrick Doyle dice que el modelo de entrega de la cadena puede darle una ventaja en Italia.

"Hay mucha pizza, pero no hay mucha pizza entregada", explicó Doyle. "Así que todavía puede haber una oportunidad".

Aparte de Italia, Domino's, que tiene su sede en Ann Arbor, Michigan, ha disfrutado de un fuerte crecimiento de las ventas en el extranjero y cuenta con casi 6.000 ubicaciones internacionales.

De vuelta en casa, donde tiene 5.000 ubicaciones, Domino's ha estado tratando de mejorar la imagen de su pizza, que durante mucho tiempo ha estado plagada de una reputación de tener un sabor genérico y manufacturado.

A finales de 2009, Domino's renovó sus recetas y lanzó una campaña publicitaria sorprendentemente franca reconociendo las deficiencias de su comida y servicio.

Después de varios años consecutivos de caídas, las ventas se han vuelto positivas. Ahora, la compañía está en proceso de implementar nuevos diseños de tiendas que destacan el proceso de elaboración de pizzas.

De cara al futuro, los analistas de Wall Street esperan que Domino's y otras cadenas de pizzas nacionales, incluida Papa John's, le quiten participación de mercado a las cadenas más pequeñas y a los actores independientes, en parte mediante el uso de sus presupuestos publicitarios más grandes y plataformas de pedidos en línea más sofisticadas.

Doyle, quien ha sido director ejecutivo de Domino's desde 2010, habló recientemente con The Associated Press sobre las perspectivas de la compañía en el país y en el extranjero:

P: Domino's lanzó una campaña publicitaria a fines de 2009 para abordar las percepciones negativas sobre el sabor de su pizza. ¿Crees que la imagen aún necesita ser mejorada?

R: Creo que hay margen de mejora, pero es evidente que la impresión de la gente sobre Domino's ha mejorado.

Creamos una marca durante 50 años que giraba en torno a la conveniencia de la entrega. A nadie le encantó la comida. Hay muchas personas que lo probaron en el pasado, no les encantó y no lo han vuelto a intentar.

Se necesita tiempo para resolver eso. Así que creo que todavía existe la oportunidad de cambiar la opinión de la gente sobre la marca.

P: ¿Qué llevó a Domino's a reconocer su problema de sabor tan abiertamente?

R: Marketing 101 dice que siempre hablas de tu punto de diferenciación. Para nosotros, eso fue la entrega.

Así que seguimos insistiendo en la entrega como punto de diferenciación. Y llegó un momento en que dejó de funcionar. En 2006, 2007 y 2008, nuestras ventas fueron negativas en los EE. UU. Creo que finalmente dimos un paso atrás y nos dimos cuenta de que no hay conflicto entre entregar una pizza de manera rápida y constante y que tenga un excelente sabor.

P: Cuéntenos sobre el nuevo diseño de la tienda "pizzería" que está en proceso de implementar.

R: Cuando entras en las tiendas, la cocina estará abierta, las paredes desaparecerán y podrás ver el proceso de preparación de tu pizza o la pizza de otra persona.

Nos dimos cuenta de que los clientes quieren ver la comida. Quieren ver cómo se prepara. The fact that we're starting from a fresh dough ball is powerful for the consumer.

Even if it's only once or twice that they're coming to the store and seeing it, now they've got a mental image of how that pizza's being made. That stays with them.

Q: Why has Domino's performed so well overseas?

A: The wonderful thing about pizza is that it adapts incredibly easily to different tastes. The bread, the sauce and the cheese works fundamentally everywhere. Then we top it differently around the world.

So in Asia there's a reasonable amount of seafood and fish that's on the pizzas. In Latin America it looks a lot more like it does in the U.S. In France, the four cheese pizza is incredible.

It's the great thing about pizza -- it's actually very easy to adapt to local taste profiles.

Q: Do you think you'll ever have stores in Italy?

A: We're looking at it. But you'll see other markets open before you'll see Italy.

The other big market that we're not in today is Argentina. And it's almost for the same reason -- Argentina is actually very heavily, ethnically Italian.

Q: Are there any patterns in what people order in different parts of the country?

A: Interestingly, pan pizza and thin crust pizza do better down the center of the U.S. Everybody eats more hand-tossed pizza than anything else. But it's particularly stronger on both coasts.

Q: There are several higher-end pizza places popping up, including Chipotle's Pizzeria Locale, which people in the industry refer to as fast-casual pizza chains. What will their impact be on Domino's?

A: If you think about what fast-casual means in the minds of the consumer, it's about better quality food and ingredients. It's about an open environment. It's still fast and convenient and still needs to be good value. We're addressing all those things.

In terms of the fast-casuals themselves, they are still very small. I am sure that somebody will break out and start to grow. But there are going to be a lot of them that are going to fail.


Domino's CEO on chain's image, Italy prospects

Domino's Pizza CEO Patrick Doyle. After having been plagued with a reputation for tasting generic and manufactured, the Ann Arbor, Mich.-based chain has been enjoying strong sales and growth overseas boasting nearly 6,000 international locations. associated press

NEW YORK -- Italy may not seem like the ideal place for a Domino's Pizza shop, but the man who heads the American chain remains optimistic about the possibility.

Despite the skepticism Domino's might initially encounter, CEO Patrick Doyle says that the chain's delivery model may give it an advantage in Italy.

"There's a lot of pizza, but there's not a lot of delivered pizza," Doyle explained. "So there may still be an opportunity."

Italy aside, Domino's, which is based in Ann Arbor, Michigan, has been enjoying strong sales growth overseas and boasts nearly 6,000 international locations.

Back at home, where it has 5,000 locations, Domino's has been trying to improve the image of its pizza, which has long been plagued by a reputation for tasting generic and manufactured.

In late 2009, Domino's revamped its recipes and launched a surprisingly frank ad campaign acknowledging the shortcomings of its food and service.

After several consecutive years of declines, sales have turned positive. Now, the company is in the process of rolling out new store designs that highlight the pizza-making process.

Looking ahead, Wall Street analysts expect Domino's and other national pizza chains, including Papa John's, to take market share away from smaller chains and independent players, in part by using their bigger advertising budgets and more sophisticated online ordering platforms.

Doyle, who has been CEO of Domino's since 2010, recently spoke with The Associated Press about the company's prospects at home and abroad:

Q: Domino's launched an ad campaign in late 2009 to address the negative perceptions about the taste of its pizza. Do you think the image still needs work?

A: I think there is room for improvement, but clearly people's impressions of Domino's have improved.

We built a brand for 50 years that was around the convenience of delivery. Nobody loved the food. There are a lot of people who tried it in the past, didn't love it and haven't tried it again.

It takes time to work through that. So I think absolutely there's still opportunity to change people's minds about the brand.

Q: What prompted Domino's to acknowledge its taste problem so openly?

A: Marketing 101 says you always talk about your point of differentiation. For us, that was delivery.

So we just kept hammering away at delivery as the point of differentiation. And there just came a point when it stopped working. In 2006, 2007 and 2008, our sales were negative in the U.S. I think we finally stepped back and realized there is no conflict between delivering a pizza quickly and consistently and having it taste great.

Q: Tell us about the new "pizza theater" store design that you're in the process of rolling out.

A: When you walk into the stores, the kitchen is going to be open, the walls are going to be gone and you're going to be able to watch the process of your pizza or somebody else's pizza being made.

We realized customers want to see the food. They want to see how it's being prepared. The fact that we're starting from a fresh dough ball is powerful for the consumer.

Even if it's only once or twice that they're coming to the store and seeing it, now they've got a mental image of how that pizza's being made. That stays with them.

Q: Why has Domino's performed so well overseas?

A: The wonderful thing about pizza is that it adapts incredibly easily to different tastes. The bread, the sauce and the cheese works fundamentally everywhere. Then we top it differently around the world.

So in Asia there's a reasonable amount of seafood and fish that's on the pizzas. In Latin America it looks a lot more like it does in the U.S. In France, the four cheese pizza is incredible.

It's the great thing about pizza -- it's actually very easy to adapt to local taste profiles.

Q: Do you think you'll ever have stores in Italy?

A: We're looking at it. But you'll see other markets open before you'll see Italy.

The other big market that we're not in today is Argentina. And it's almost for the same reason -- Argentina is actually very heavily, ethnically Italian.

Q: Are there any patterns in what people order in different parts of the country?

A: Interestingly, pan pizza and thin crust pizza do better down the center of the U.S. Everybody eats more hand-tossed pizza than anything else. But it's particularly stronger on both coasts.

Q: There are several higher-end pizza places popping up, including Chipotle's Pizzeria Locale, which people in the industry refer to as fast-casual pizza chains. What will their impact be on Domino's?

A: If you think about what fast-casual means in the minds of the consumer, it's about better quality food and ingredients. It's about an open environment. It's still fast and convenient and still needs to be good value. We're addressing all those things.

In terms of the fast-casuals themselves, they are still very small. I am sure that somebody will break out and start to grow. But there are going to be a lot of them that are going to fail.


Domino's CEO on chain's image, Italy prospects

Domino's Pizza CEO Patrick Doyle. After having been plagued with a reputation for tasting generic and manufactured, the Ann Arbor, Mich.-based chain has been enjoying strong sales and growth overseas boasting nearly 6,000 international locations. associated press

NEW YORK -- Italy may not seem like the ideal place for a Domino's Pizza shop, but the man who heads the American chain remains optimistic about the possibility.

Despite the skepticism Domino's might initially encounter, CEO Patrick Doyle says that the chain's delivery model may give it an advantage in Italy.

"There's a lot of pizza, but there's not a lot of delivered pizza," Doyle explained. "So there may still be an opportunity."

Italy aside, Domino's, which is based in Ann Arbor, Michigan, has been enjoying strong sales growth overseas and boasts nearly 6,000 international locations.

Back at home, where it has 5,000 locations, Domino's has been trying to improve the image of its pizza, which has long been plagued by a reputation for tasting generic and manufactured.

In late 2009, Domino's revamped its recipes and launched a surprisingly frank ad campaign acknowledging the shortcomings of its food and service.

After several consecutive years of declines, sales have turned positive. Now, the company is in the process of rolling out new store designs that highlight the pizza-making process.

Looking ahead, Wall Street analysts expect Domino's and other national pizza chains, including Papa John's, to take market share away from smaller chains and independent players, in part by using their bigger advertising budgets and more sophisticated online ordering platforms.

Doyle, who has been CEO of Domino's since 2010, recently spoke with The Associated Press about the company's prospects at home and abroad:

Q: Domino's launched an ad campaign in late 2009 to address the negative perceptions about the taste of its pizza. Do you think the image still needs work?

A: I think there is room for improvement, but clearly people's impressions of Domino's have improved.

We built a brand for 50 years that was around the convenience of delivery. Nobody loved the food. There are a lot of people who tried it in the past, didn't love it and haven't tried it again.

It takes time to work through that. So I think absolutely there's still opportunity to change people's minds about the brand.

Q: What prompted Domino's to acknowledge its taste problem so openly?

A: Marketing 101 says you always talk about your point of differentiation. For us, that was delivery.

So we just kept hammering away at delivery as the point of differentiation. And there just came a point when it stopped working. In 2006, 2007 and 2008, our sales were negative in the U.S. I think we finally stepped back and realized there is no conflict between delivering a pizza quickly and consistently and having it taste great.

Q: Tell us about the new "pizza theater" store design that you're in the process of rolling out.

A: When you walk into the stores, the kitchen is going to be open, the walls are going to be gone and you're going to be able to watch the process of your pizza or somebody else's pizza being made.

We realized customers want to see the food. They want to see how it's being prepared. The fact that we're starting from a fresh dough ball is powerful for the consumer.

Even if it's only once or twice that they're coming to the store and seeing it, now they've got a mental image of how that pizza's being made. That stays with them.

Q: Why has Domino's performed so well overseas?

A: The wonderful thing about pizza is that it adapts incredibly easily to different tastes. The bread, the sauce and the cheese works fundamentally everywhere. Then we top it differently around the world.

So in Asia there's a reasonable amount of seafood and fish that's on the pizzas. In Latin America it looks a lot more like it does in the U.S. In France, the four cheese pizza is incredible.

It's the great thing about pizza -- it's actually very easy to adapt to local taste profiles.

Q: Do you think you'll ever have stores in Italy?

A: We're looking at it. But you'll see other markets open before you'll see Italy.

The other big market that we're not in today is Argentina. And it's almost for the same reason -- Argentina is actually very heavily, ethnically Italian.

Q: Are there any patterns in what people order in different parts of the country?

A: Interestingly, pan pizza and thin crust pizza do better down the center of the U.S. Everybody eats more hand-tossed pizza than anything else. But it's particularly stronger on both coasts.

Q: There are several higher-end pizza places popping up, including Chipotle's Pizzeria Locale, which people in the industry refer to as fast-casual pizza chains. What will their impact be on Domino's?

A: If you think about what fast-casual means in the minds of the consumer, it's about better quality food and ingredients. It's about an open environment. It's still fast and convenient and still needs to be good value. We're addressing all those things.

In terms of the fast-casuals themselves, they are still very small. I am sure that somebody will break out and start to grow. But there are going to be a lot of them that are going to fail.


Domino's CEO on chain's image, Italy prospects

Domino's Pizza CEO Patrick Doyle. After having been plagued with a reputation for tasting generic and manufactured, the Ann Arbor, Mich.-based chain has been enjoying strong sales and growth overseas boasting nearly 6,000 international locations. associated press

NEW YORK -- Italy may not seem like the ideal place for a Domino's Pizza shop, but the man who heads the American chain remains optimistic about the possibility.

Despite the skepticism Domino's might initially encounter, CEO Patrick Doyle says that the chain's delivery model may give it an advantage in Italy.

"There's a lot of pizza, but there's not a lot of delivered pizza," Doyle explained. "So there may still be an opportunity."

Italy aside, Domino's, which is based in Ann Arbor, Michigan, has been enjoying strong sales growth overseas and boasts nearly 6,000 international locations.

Back at home, where it has 5,000 locations, Domino's has been trying to improve the image of its pizza, which has long been plagued by a reputation for tasting generic and manufactured.

In late 2009, Domino's revamped its recipes and launched a surprisingly frank ad campaign acknowledging the shortcomings of its food and service.

After several consecutive years of declines, sales have turned positive. Now, the company is in the process of rolling out new store designs that highlight the pizza-making process.

Looking ahead, Wall Street analysts expect Domino's and other national pizza chains, including Papa John's, to take market share away from smaller chains and independent players, in part by using their bigger advertising budgets and more sophisticated online ordering platforms.

Doyle, who has been CEO of Domino's since 2010, recently spoke with The Associated Press about the company's prospects at home and abroad:

Q: Domino's launched an ad campaign in late 2009 to address the negative perceptions about the taste of its pizza. Do you think the image still needs work?

A: I think there is room for improvement, but clearly people's impressions of Domino's have improved.

We built a brand for 50 years that was around the convenience of delivery. Nobody loved the food. There are a lot of people who tried it in the past, didn't love it and haven't tried it again.

It takes time to work through that. So I think absolutely there's still opportunity to change people's minds about the brand.

Q: What prompted Domino's to acknowledge its taste problem so openly?

A: Marketing 101 says you always talk about your point of differentiation. For us, that was delivery.

So we just kept hammering away at delivery as the point of differentiation. And there just came a point when it stopped working. In 2006, 2007 and 2008, our sales were negative in the U.S. I think we finally stepped back and realized there is no conflict between delivering a pizza quickly and consistently and having it taste great.

Q: Tell us about the new "pizza theater" store design that you're in the process of rolling out.

A: When you walk into the stores, the kitchen is going to be open, the walls are going to be gone and you're going to be able to watch the process of your pizza or somebody else's pizza being made.

We realized customers want to see the food. They want to see how it's being prepared. The fact that we're starting from a fresh dough ball is powerful for the consumer.

Even if it's only once or twice that they're coming to the store and seeing it, now they've got a mental image of how that pizza's being made. That stays with them.

Q: Why has Domino's performed so well overseas?

A: The wonderful thing about pizza is that it adapts incredibly easily to different tastes. The bread, the sauce and the cheese works fundamentally everywhere. Then we top it differently around the world.

So in Asia there's a reasonable amount of seafood and fish that's on the pizzas. In Latin America it looks a lot more like it does in the U.S. In France, the four cheese pizza is incredible.

It's the great thing about pizza -- it's actually very easy to adapt to local taste profiles.

Q: Do you think you'll ever have stores in Italy?

A: We're looking at it. But you'll see other markets open before you'll see Italy.

The other big market that we're not in today is Argentina. And it's almost for the same reason -- Argentina is actually very heavily, ethnically Italian.

Q: Are there any patterns in what people order in different parts of the country?

A: Interestingly, pan pizza and thin crust pizza do better down the center of the U.S. Everybody eats more hand-tossed pizza than anything else. But it's particularly stronger on both coasts.

Q: There are several higher-end pizza places popping up, including Chipotle's Pizzeria Locale, which people in the industry refer to as fast-casual pizza chains. What will their impact be on Domino's?

A: If you think about what fast-casual means in the minds of the consumer, it's about better quality food and ingredients. It's about an open environment. It's still fast and convenient and still needs to be good value. We're addressing all those things.

In terms of the fast-casuals themselves, they are still very small. I am sure that somebody will break out and start to grow. But there are going to be a lot of them that are going to fail.


Domino's CEO on chain's image, Italy prospects

Domino's Pizza CEO Patrick Doyle. After having been plagued with a reputation for tasting generic and manufactured, the Ann Arbor, Mich.-based chain has been enjoying strong sales and growth overseas boasting nearly 6,000 international locations. associated press

NEW YORK -- Italy may not seem like the ideal place for a Domino's Pizza shop, but the man who heads the American chain remains optimistic about the possibility.

Despite the skepticism Domino's might initially encounter, CEO Patrick Doyle says that the chain's delivery model may give it an advantage in Italy.

"There's a lot of pizza, but there's not a lot of delivered pizza," Doyle explained. "So there may still be an opportunity."

Italy aside, Domino's, which is based in Ann Arbor, Michigan, has been enjoying strong sales growth overseas and boasts nearly 6,000 international locations.

Back at home, where it has 5,000 locations, Domino's has been trying to improve the image of its pizza, which has long been plagued by a reputation for tasting generic and manufactured.

In late 2009, Domino's revamped its recipes and launched a surprisingly frank ad campaign acknowledging the shortcomings of its food and service.

After several consecutive years of declines, sales have turned positive. Now, the company is in the process of rolling out new store designs that highlight the pizza-making process.

Looking ahead, Wall Street analysts expect Domino's and other national pizza chains, including Papa John's, to take market share away from smaller chains and independent players, in part by using their bigger advertising budgets and more sophisticated online ordering platforms.

Doyle, who has been CEO of Domino's since 2010, recently spoke with The Associated Press about the company's prospects at home and abroad:

Q: Domino's launched an ad campaign in late 2009 to address the negative perceptions about the taste of its pizza. Do you think the image still needs work?

A: I think there is room for improvement, but clearly people's impressions of Domino's have improved.

We built a brand for 50 years that was around the convenience of delivery. Nobody loved the food. There are a lot of people who tried it in the past, didn't love it and haven't tried it again.

It takes time to work through that. So I think absolutely there's still opportunity to change people's minds about the brand.

Q: What prompted Domino's to acknowledge its taste problem so openly?

A: Marketing 101 says you always talk about your point of differentiation. For us, that was delivery.

So we just kept hammering away at delivery as the point of differentiation. And there just came a point when it stopped working. In 2006, 2007 and 2008, our sales were negative in the U.S. I think we finally stepped back and realized there is no conflict between delivering a pizza quickly and consistently and having it taste great.

Q: Tell us about the new "pizza theater" store design that you're in the process of rolling out.

A: When you walk into the stores, the kitchen is going to be open, the walls are going to be gone and you're going to be able to watch the process of your pizza or somebody else's pizza being made.

We realized customers want to see the food. They want to see how it's being prepared. The fact that we're starting from a fresh dough ball is powerful for the consumer.

Even if it's only once or twice that they're coming to the store and seeing it, now they've got a mental image of how that pizza's being made. That stays with them.

Q: Why has Domino's performed so well overseas?

A: The wonderful thing about pizza is that it adapts incredibly easily to different tastes. The bread, the sauce and the cheese works fundamentally everywhere. Then we top it differently around the world.

So in Asia there's a reasonable amount of seafood and fish that's on the pizzas. In Latin America it looks a lot more like it does in the U.S. In France, the four cheese pizza is incredible.

It's the great thing about pizza -- it's actually very easy to adapt to local taste profiles.

Q: Do you think you'll ever have stores in Italy?

A: We're looking at it. But you'll see other markets open before you'll see Italy.

The other big market that we're not in today is Argentina. And it's almost for the same reason -- Argentina is actually very heavily, ethnically Italian.

Q: Are there any patterns in what people order in different parts of the country?

A: Interestingly, pan pizza and thin crust pizza do better down the center of the U.S. Everybody eats more hand-tossed pizza than anything else. But it's particularly stronger on both coasts.

Q: There are several higher-end pizza places popping up, including Chipotle's Pizzeria Locale, which people in the industry refer to as fast-casual pizza chains. What will their impact be on Domino's?

A: If you think about what fast-casual means in the minds of the consumer, it's about better quality food and ingredients. It's about an open environment. It's still fast and convenient and still needs to be good value. We're addressing all those things.

In terms of the fast-casuals themselves, they are still very small. I am sure that somebody will break out and start to grow. But there are going to be a lot of them that are going to fail.


Ver el vídeo: La mentira viral del primer restaurante de CARNE HUMANA que abrirá en Tokio